¿Qué vas a hacer para vivir el AHORA?

ahora¡Vive el AHORA!

«Usted perdone», le dijo un joven pez a otro, «es usted más viejo y con más experiencia que yo y probablemente podrá usted ayudarme. Dígame: ¿dónde puedo encontrar eso que llaman Océano? He estado buscándolo por todas partes, sin resultado». «El Océano», respondió el viejo pez, «es donde estás ahora mismo». «¿Ésto? Pero si esto no es más que agua… Lo que yo busco es el Océano», replicó el joven pez, totalmente decepcionado con la respuesta del anciano, mientras se marchaba nadando a buscar en otra parte.

He querido comenzar mi post de esta semana con este cuento porque quiero hablaros de tomar consciencia del momento en el que vivimos. En ocasiones estamos tan ocupados quejándonos, lamentándonos, envidiando o deseando lo que tienen los demás que ni siquiera nos damos cuenta de lo que tenemos. Andamos tan perdidos buscando ‘no sé qué’ que no disfrutamos del momento presente.

El pez del cuento, probablemente, empleará toda su vida buscando algo que ya tiene. Creyendo que el océano es algo de lo que disfrutan los demás y que él tiene que buscar. Porque no lo encuentra. Y no se ha dado cuenta que ya está nadando en el océano, que ya disfruta de sus aguas cristalinas y frescas, de la compañía de los otros peces, de las algas que se mecen al ritmo del agua y de los rayos de sol que se filtran a través de millones de partículas de agua.

¿Cuántas veces no nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que lo perdemos? ¿A cuántos de vosotros no os ha pasado que no os habíais fijado en algo de lo que disfrutáis cada día hasta que lo habéis dejado de tener? Trabajo, salud, un familiar, un amigo que se traslada a otra ciudad… ¡Cuánto tenemos! ¿Te has dado cuenta? Y qué poco nos paramos a pensar, a disfrutar de ello.

En este post quiero invitaros a que toméis consciencia de vuestro día a día. A que cuando os despertéis miréis por la ventana, agradezcáis el nuevo día, la lluvia, el frío, el sol… ¡todo es maravilloso porque vosotros podéis, si queréis y tomáis consciencia, disfrutarlo! Que miréis a vuestro alrededor y dediquéis una sonrisa a vuestra pareja, a vuestros hijos, a vuestros padres… Que disfrutéis de esa ducha que os ayuda cada mañana a sentiros vivos. Que al salir de casa saludéis al vecino y que, al llegar al trabajo, al Instituto, a la Universidad, al mercado, … ¡donde sea que vayáis! regaléis una sonrisa a los que os rodean, y que os repitáis la suerte que tenéis de poder disfrutar de la compañía de los demás. Os invito a que toméis consciencia de que podéis caminar, tenéis salud, disfrutáis de un trabajo, compartís ratos con los amigos ¡estáis vivos!

En definitiva, os invito a que viváis el AHORA, el presente…que nadéis en vuestro océano particular con plena consciencia de que lo estáis haciendo. Y que el máximo tiempo que dediquéis al futuro sea para pensar qué es lo que vais a hacer hoy para alcanzar el lugar en el que queréis estar mañana. ¡Con ilusión por el futuro, pero disfrutando y tomando consciencia del presente…del lugar en el que estáis ahora mismo! Y os deseo, de corazón, que nunca os pase como al pez del cuento…

Y tú, ¿qué vas a hacer para vivir el AHORA?

Posts Relacionados

Comentarios (1)

Cuanta verdad en este artículo. Dar por hecho tantas cosas que tenemos, es un gran error. Cuantos seres tienen vidas durísimas, por haber nacido en otro sitio. Abrir un grifo y tener agua y un techo donde vivir, debería ser un motivo diario de alegría. Gracias por ayudarnos a mejorar día a día. Saludos ! !

Dejar un comentario

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.