Speel en win je favoriete slots en tafelspellen op My stake! Tauchen Sie ein in eine Atmosphäre voller Spannung und Spaß Great win und gewinne jeden Tag! Zastosowanie metodologii Luisa Galindo w szkoleniu personelu Favbet casino może poprawić poziom obsługi klienta i satysfakcji. Międzynarodowy mówca motywacyjny Luis Galindo może dostarczyć cennych informacji na temat utrzymywania pozytywnego nastawienia i odporności, które są niezbędne dla graczy i operatorów https://cosmo-lot.pl/ Casino. Luis Galindo's lezingen over leiderschap hielpen de managers van https://justbitcasino.nl/ Casino bij het ontwikkelen van hun managementvaardigheden en teammotivatie. Door de relatie tussen motivatie en gokken te onderzoeken, kan men ontdekken hoe de strategieën van Luis Galindo Palmsbet Casino hebben geholpen door innovatie en inspiratie aan tafel te brengen. Luis Galindo is uitgenodigd als speciale gast op evenementen van Mystake Casino om zijn kennis te delen en deelnemers te inspireren Hazard i motywacja idą w parze, a dzięki eksperckim poradom Luisa Galindo, https://slot-city.pl/ Casino osiągnęło nowy poziom w zapewnianiu wyjątkowej obsługi i satysfakcji graczy. Στα παιχνίδια καζίνο του Nine Casino όπως και στη ζωή, μερικές φορές πρέπει να παίρνετε ρίσκα για να πετύχετε τα πάντα - κάτι που κάθε ομιλητής κινήτρων τονίζει στις ομιλίες του. Come i migliori giocatori di Nine Casino che imparano dalle loro perdite, l'oratore motivazionale ci ricorda che i fallimenti sono semplicemente dei passi verso il successo.

Actitud. ¿Cómo reaccionas ante la vida?

Actitud

Actitud. Esta primera semana tras las fiestas navideñas me gustaría reflexionar acerca de la actitud que tenemos ante las dificultades que se cruzan en nuestra vida. ¿Recordáis el cuento de la zanahoria, el huevo o el café que incorporaba a un post de hace unos años? Nos servía para reflexionar acerca de nuestra manera de afrontar los problemas. ¡Pues bien! Quiero retomar este tema porque creo que es importante, muy importante, la actitud con la que afrontamos nuestro día a día porque esa actitud es capaz de modificar el resultado final de un trabajo, de un conflicto personal o laboral, pero ¡sobre todo! de cómo vivimos las cosas que nos suceden depende mucho nuestra paz interior.

¿Os animáis a reflexionar conmigo?

Si la respuesta es que ¡sí! os invito a leer este pequeño cuento Zen que he encontrado en Internet y que me ha ayudado a reflexionar acerca de mi actitud ante la vida. Se llama ‘La puerta del cielo’.

“Hace muchos años, un guerrero samurai fue a ver al maestro Hakuin y le preguntó:
– ¿Existe el infierno?
– ¿Existe el cielo?
– ¿Dónde están las puertas que llevan a uno y al otro?
– ¿Por dónde puedo entrar?

Hakuin le respondió con una pregunta:
– ¿Quién eres?

– Soy un samurai – le respondió el guerrero -, un jefe de samurais. Hasta el emperador mismo me respeta.

Hakuin se rió y contestó:
– ¿Un samurai, tú? Pareces un mendigo.

Sintiendo su orgullo herido, el samurai desenvainó su espada y, ya estaba al punto de matar a Hakuin, cuando éste le dijo:
– Ésta es la puerta al infierno

Inmediatamente el samurai entendió. Puso de nuevo la espalda en su cinto, y Hakuin dijo:
– Y ésta es la puerta del cielo”.

¿Os dais cuenta cómo la actitud que adoptamos ante los desafíos de cada día es capaz de cambiar nuestra vida?

¿Qué tal si este año 2022 es el del cambio de actitud? ¿Qué tal si, de una vez por todas, cambiamos el ‘por qué’ por el ‘para qué? ¿Dejamos de pensar en todo lo que puede salir mal y empezamos a valorar un poco más todo lo que nos sale bien, empezamos a felicitarnos por todo lo que hemos logrado y a agradecer todo y a todos los que están en nuestra vida?

Os he dicho en muchas ocasiones que de la actitud con la que afrontamos cada día puede depender como vivimos ese día, que yo cada mañana me levanto pensando ¿Por qué me alegro hoy? Esta frase me acompaña desde hace años todas las mañanas. ¡Y os aseguro que me ayuda a empezar el día con una sonrisa!

¿Por qué te alegras hoy? ¿Ya te lo has preguntado?

Porque, a pesar de las dificultades, de la época tan complicada que estamos atravesando, a pesar de las enfermedades, de cualquier problema laboral, a pesar de todo esto… ¡seguro que encuentras un motivo por el que alegrarte!

Cuando lo hayas encontrado, ¡ya estás preparado para ponerte en marcha, para reencontrarte con una sonrisa con tus seres queridos, con tus compañeros de trabajo, con ese vecino con el que te cruzas a diario! ¡Qué maravilla! Te aseguro que enfrentar un nuevo día con una sonrisa ¡vale la pena! Te permite afrontar un atasco pensando en que ese rato en soledad en el coche lo que, de verdad, te está regalando es un momento para ti, que ese trabajo complicado que has de hacer es un reto que vas a superar y que te va a permitir aprender un poco más, ser un poco más sabio, estar mejor preparado…

Y lo sé. Sé que no siempre es fácil tener esa sonrisa en la cara. Sé que hay momentos en los que una enfermedad o las dificultades económicas nos impiden ‘ponernos esa sonrisa al comenzar el día’, que a veces no encontramos ‘por qué alegrarnos hoy’, lo sé. Pero es importante que tomemos consciencia de que, en esos momentos, también muy importante trabajar por mantener una actitud de acción, una actitud del ‘para qué’… porque es la que nos va a permitir ponernos en marcha, buscar la manera de afrontar ese momento difícil de la mejor manera.

¿Cómo entreno esa actitud ante la vida?

No existe una receta mágica. Solo os puedo decir que hay dos ingredientes que nunca pueden faltarnos: constancia y trabajo. Porque para poder conseguir esa actitud que nos permite vivir las dificultades de la mejor forma posible es importante pensar que la vida es un continuo aprendizaje. Y, para aprender, nos hace falta la constancia y el trabajo.

Y también nos hace falta ser capaces de asumir los cambios. ¡No nos sirve de nada resistirnos al cambio que conlleva cualquier situación complicada en el plano personal y/o laboral! Cuando asumimos el cambio es cuando estamos preparados para adaptarnos a la nueva situación de la mejor manera posible. Con una actitud activa. Es cuando podemos pasar a la acción. Porque es cuando hemos transformado nuestra actitud ante las dificultades al convertirlas en una oportunidad. ¡Cómo cambia! ¿Verdad? Casi tanto como la reacción del samurái cuando se sintió herido en su orgullo, de desenvainar la espada y acercarse al infierno a reflexionar y dejarla en el cinto para estar más cerca del cielo… Pues así es como cambia nuestro día a día cuando somos capaces de cambiar nuestra actitud ante las dificultades, cuando somos capaces de respondernos cada mañana a esa pregunta: ¿Por qué me alegro hoy?

¿Os sumáis al reto de este año? ¿Os atrevéis a entrenar una actitud proactiva ante las adversidades?

Posts Relacionados