Speel en win je favoriete slots en tafelspellen op My stake! Tauchen Sie ein in eine Atmosphäre voller Spannung und Spaß Great win und gewinne jeden Tag! Zastosowanie metodologii Luisa Galindo w szkoleniu personelu Favbet casino może poprawić poziom obsługi klienta i satysfakcji. Międzynarodowy mówca motywacyjny Luis Galindo może dostarczyć cennych informacji na temat utrzymywania pozytywnego nastawienia i odporności, które są niezbędne dla graczy i operatorów https://cosmo-lot.pl/ Casino. Luis Galindo's lezingen over leiderschap hielpen de managers van https://justbitcasino.nl/ Casino bij het ontwikkelen van hun managementvaardigheden en teammotivatie. Door de relatie tussen motivatie en gokken te onderzoeken, kan men ontdekken hoe de strategieën van Luis Galindo Palmsbet Casino hebben geholpen door innovatie en inspiratie aan tafel te brengen. Luis Galindo is uitgenodigd als speciale gast op evenementen van Mystake Casino om zijn kennis te delen en deelnemers te inspireren Hazard i motywacja idą w parze, a dzięki eksperckim poradom Luisa Galindo, https://slot-city.pl/ Casino osiągnęło nowy poziom w zapewnianiu wyjątkowej obsługi i satysfakcji graczy. Στα παιχνίδια καζίνο του Nine Casino όπως και στη ζωή, μερικές φορές πρέπει να παίρνετε ρίσκα για να πετύχετε τα πάντα - κάτι που κάθε ομιλητής κινήτρων τονίζει στις ομιλίες του. Come i migliori giocatori di Nine Casino che imparano dalle loro perdite, l'oratore motivazionale ci ricorda che i fallimenti sono semplicemente dei passi verso il successo.

La Esperanza, ¿la practicamos a diario?

Hoy quiero hablar de Esperanza. ¿Somos conscientes de ella diariamente? ¿La alimentamos lo suficiente? Estas preguntas me han surgido a raíz del terremoto que recientemente ha asolado Turquía y Siria.

¿Por qué? Pues porque dicen los expertos que es inusual que las personas sobrevivan más de 100 horas después de estar atrapadas a causa de un terremoto. Algunas personas han casi triplicado, esta cifra de horas, en el devastador terremoto y, estoy convencido que tanto las personas que estaban bajo los escombros, como las personas que estaban intentando rescatarlas, han practicado cada día, cada hora, cada minuto… la Esperanza

Como siempre, os pongo un cuento para comenzar a reflexionar. Cuento que he encontrado en una página de cuentos para niños y que he modificado pues me parece que es muy ilustrativo.

“El sol desapareció por completo del cielo.

Se escuchó un ruido atronador y empezó a llover con tanta fuerza que el agua inundó y arrasó por completo la Tierra.

Las personas, los animales y todo tipo de enseres aparecieron en unos minutos flotando por el agua, haciendo que en todos los sitios de la tierra reinara un verdadero caos.

Pero hubo algo que sobrevivió con toda su energía y sabiduría a tanta desgracia y calamidad: la Esperanza.

La Esperanza fue la única que no se dejó vencer por la desolación, y empezó a buscar una salida para salir de allí con vida.

Les dijo a las personas y animales que se agarraran a tablones y ramas de los árboles a la vez que les gritaba animándoles, para que sacaran la fuerza que ya no tenían…

– ¡Aquí, venid aquí! ¡Agarraos allá! ¡Aguantad, ya llega la ayuda! – motivaba e indicaba llevándolas a los lugares más seguros.

En medio de tanta tristeza y tanta desolación, la Esperanza llamó a la solidaridad, que ayudó y cuidó de los niños perdidos, ancianos desorientados y agotados, adultos heridos, animales desvalidos…

Más adelante, la Esperanza avisó a la experiencia y, como no era la primera vez que vivía algo tan duro, la experiencia supo indicar a todos lo que debían hacer, y dónde debían dirigirse para ponerse a salvo.

Poco a poco, tanto la solidaridad como la experiencia fueron transmitiendo seguridad a todos los afectados que se fueron sobreponiendo al caos y la desolación, y aunque estaban muy magullados y tristes, supieron gestionarlo para lograr vislumbrar un rayo de sol y un futuro mejor… para crear nuevas ilusiones para, con los que estaban y lo que ya sabían, volver a empezar liderados, inspirados y ayudados siempre por la Esperanza.”

Según Martin Seligman, al que ya sabéis que admiro, “la esperanza es la expectativa que tiene un ser humano respecto a los resultados de una actividad que emprende o de un suceso que aguarda que pase de manera favorable o como se desea”. Por ejemplo: sobrevivir más allá del tiempo esperado por los expertos, con la esperanza del rescate, o intentar una y otra vez, viendo distintas posibilidades, cómo rescatar a una persona de los escombros… en una situación crítica como la del terremoto de Turquía y Siria.

La esperanza nos ayuda a seguir adelante a pesar de los momentos de incertidumbre y dolor. Es una fortaleza que actúa como “arquitecto” para construirnos una estructura, cognitiva y física, interna positiva y, así hacer frente a las dificultades o a un futuro mejor del que disfrutamos en ese momento. Tiene poderes para repararte y rehacerte; por ejemplo: generando un pensamiento que nos permita ver una posibilidad más beneficiosa ante una dificultad, practicar la aceptación ante una situación donde no pudimos conseguir lo que esperábamos, crear ilusiones para el futuro…y después, si se alía con la acción, hacerlo posible. La esperanza, junto con el optimismo, es una fuerza que implica una actitud positiva ante los acontecimientos y con ella ganamos confianza en nosotros para soportar lo que nos pasa, seguir intentándolo o volver a comenzar.

La esperanza es el motor, muy importante si se asocia a la acción, que te anima a avanzar, es una tendencia a ver las cosas deseables y positivas, como posibles. Según dijo Benjamín Disraeli “Estoy preparado para lo peor, pero espero lo mejor”, que es un canto a la Esperanza… y para mí, como suelo decir en mis conferencias, es tener Confianza en el presente, a la vez que Esperanza y fe en el futuro…

¿Qué podríamos hacer para fortalecer nuestra Esperanza?

• Piensa en soluciones, no te centres únicamente en el problema. Analiza y busca qué es lo que te gustaría conseguir y establece una serie de pequeños objetivos que solucionen la situación, hazlos hasta lograrlos y que constantemente te den la evidencia que lo estás consiguiendo, que estas en el camino.

• Alimenta tu día a día con la Esperanza, que cuando en el camino puedan aparecer obstáculos y se puedan cometer errores, puedas poner el foco en el objetivo, eso nos irá acercando mas a él. Espera lo mejor del futuro, a la vez que consigues planificar y trabajar para conseguirlo. Visualizar diariamente lo que deseamos y esperamos, es una forma muy eficaz de alimentar la Esperanza.

• Practica el optimismo inteligente sin minimizar los riesgos. Ya sabéis la definición de un Optimista Inteligente, una persona que, siendo consciente de todas las limitaciones y problemas, no se queja, sino que hace todo lo puede para solucionarlo, se pone a trabajar para mejorarlo, siendo totalmente realista con la situación, no “haciendo castillos en el aire” u obviando lo que no está bien… sino buscando, en medida de sus posibilidades, otros caminos para, sin obviar los riesgos, avanzar para dar su mejor versión.

• Abre tu mente para focalizarte en las oportunidades. Se creativo, busca otras fuentes o alternativas, aunque al principio te parezcan que no son adecuadas, no las hayas utilizado nunca y hayas evaluado adecuadamente el riesgo, atrévete con ellas… a lo mejor te sorprenden positivamente.

¡La vida es un regalo! Disfruta de ella día a día además de estar abierto al futuro. Para ello, la Esperanza se convierte en nuestro motor para generar un compromiso con nuestras acciones futuras para lograr aquello que soñamos y queremos conseguir.

Y tú… ¿prácticas a diario la Esperanza?

Posts Relacionados