Speel en win je favoriete slots en tafelspellen op My stake! Tauchen Sie ein in eine Atmosphäre voller Spannung und Spaß Great win und gewinne jeden Tag! Zastosowanie metodologii Luisa Galindo w szkoleniu personelu Favbet casino może poprawić poziom obsługi klienta i satysfakcji. Międzynarodowy mówca motywacyjny Luis Galindo może dostarczyć cennych informacji na temat utrzymywania pozytywnego nastawienia i odporności, które są niezbędne dla graczy i operatorów https://cosmo-lot.pl/ Casino. Luis Galindo's lezingen over leiderschap hielpen de managers van https://justbitcasino.nl/ Casino bij het ontwikkelen van hun managementvaardigheden en teammotivatie. Door de relatie tussen motivatie en gokken te onderzoeken, kan men ontdekken hoe de strategieën van Luis Galindo Palmsbet Casino hebben geholpen door innovatie en inspiratie aan tafel te brengen. Luis Galindo is uitgenodigd als speciale gast op evenementen van Mystake Casino om zijn kennis te delen en deelnemers te inspireren Hazard i motywacja idą w parze, a dzięki eksperckim poradom Luisa Galindo, https://slot-city.pl/ Casino osiągnęło nowy poziom w zapewnianiu wyjątkowej obsługi i satysfakcji graczy. Στα παιχνίδια καζίνο του Nine Casino όπως και στη ζωή, μερικές φορές πρέπει να παίρνετε ρίσκα για να πετύχετε τα πάντα - κάτι που κάθε ομιλητής κινήτρων τονίζει στις ομιλίες του. Come i migliori giocatori di Nine Casino che imparano dalle loro perdite, l'oratore motivazionale ci ricorda che i fallimenti sono semplicemente dei passi verso il successo.

Felicidad: Regala amor y tiempo

Felicidad, amor y tiempo

Felicidad: Regala amor y tiempo. En esta semana de verano quiero reflexionar sobre el amor que ofrecemos a los demás y el tiempo que les dedicamos. Porque estoy convencido que el amor y el tiempo son los mejores regalos que podemos hacer a nuestros seres queridos. Y los que nos pueden aportar mayor felicidad. ¿No os parece?

Me gustaría haceros una pregunta y me gustaría que me contestarais de forma sincera:

  • ¿Creéis que dedicáis suficiente tiempo y amor a vuestros seres queridos?

¡No! No me respondáis todavía. Antes quiero que leáis esta historia que nos puede ayudar a todos a reflexionar un poco mejor y a darnos cuenta del verdadero valor de las cosas:

“Esta es la historia de un agricultor de China que tenía tres hijos de los que se sentía muy orgulloso.

El primer hijo llegó a ser un rico hombre de negocios, vivía en una ciudad muy cosmopolita rodeado de lujos.

El segundo de los hijos tenía un importante cargo en el Gobierno del país y siempre andaba viajando de un lugar a otro.

El hijo menor compró un campo a muchos kilómetros de su hogar y allí vivía con su familia.

El agricultor echaba de menos a sus tres hijos. Ellos no iban a visitarlos muy a menudo, porque estaban ocupados y vivían lejos. Pasaron los años, y a medida que se acercaba el 75 cumpleaños del padre, sus amigos decidieron hacerle una gran fiesta de cumpleaños. Invitaron a mucha gente, incluyendo a sus tres hijos. El granjero estaba muy emocionado por la posibilidad de juntar de nuevo a sus tres hijos a su alrededor.

El día de su cumpleaños, el agricultor se sentó afuera en una pequeña silla de madera, esperando a sus hijos con una sonrisa en la cara. Un carruaje se acercó por el camino.

  • Debe ser mi hijo mayor, pensó el hombre. Pero era la esposa de su hijo, que llegaba sola a la cita.
  • Él no pudo venir —le dijo la joven—. Pero le manda un regalo maravilloso: le compró una hermosa casa.

El agricultor agradeció el regalo, y esperó al otro carruaje que se acercaba a la casa. En él se encontraba la esposa de su segundo hijo. Ella le dijo que su esposo lamentaba no haber podido venir, pero le enviaba un hermoso carruaje, como regalo de cumpleaños.

Finalmente, el viejo agricultor levantó la vista y vio a su hijo menor, con toda su familia, caminando hacia él.

  • Papá, no pudimos traerte un lindo regalo. No nos ha ido bien con nuestra granja este año. Pero, queríamos verte y decirte que te amamos.

El agricultor sonrió, y lágrimas de gozo corrieron por su rostro.

  • Ese es el mejor regalo que podrían haberme dado —dijo muy emocionado.

 Y juntos entraron a la fiesta de cumpleaños.”

Poder compartir la fiesta de cumpleaños con su hijo era el mejor regalo. ¡Por supuesto!

La lectura de esta historia me reafirma en lo importante que es dedicar nuestro tiempo a las personas queridas para demostrarles nuestro amor, ¿no os parece? Porque, además, suele ser lo que nos aporta más felicidad, tanto a nosotros mismos como a los demás.

¿Y si aprovechamos los días de descanso durante este verano para demostrar nuestro amor? ¿Para recuperar ese tiempo perdido durante el último año en el que las circunstancias nos han obligado a estar separados? ¡Claro que siempre con el cuidado que la situación sanitaria requiere!, pero haciendo saber a nuestros amigos y familiares que nos importan, que los queremos, que vamos a estar siempre que nos necesiten.

Nunca me cansaré de deciros que el amor crece cuando se reparte. Se multiplica. Llega a nosotros mucho más grande. Y tampoco me cansaré de repetir que hemos de atrevernos a demostrar nuestro amor. No basta con sentirlo. También hay que ser capaz de conseguir que los demás lo sepan.

¿Y cómo demostrar a los demás que nos importan, que son parte importante de nuestra vida?

  • Lo primero, sin duda, dedicándoles nuestro tiempo. Cuando empleamos parte de nuestro tiempo a escuchar a la otra persona, a acompañar en sus momentos tristes o felices, a ayudar… ¡le estamos demostrando nuestro AMOR!, ¡sí! Nuestro amor con mayúsculas. Porque estamos compartiendo con esa persona nuestro bien más preciado.
  • ¿Qué por qué demostramos nuestro amor así? Porque muchas veces puede que no estemos de acuerdo con esa otra persona a la que tanto queremos, pero hemos de ser capaces de superar nuestras diferencias y, para eso, es necesario que comprendamos sus puntos de vista y que los respetemos.
  • ¡Sí! Cuando mostramos respeto hacia esa persona, le estamos diciendo lo mucho que le queremos. ¿No os parece?

Pero ¿y si además de tener todos estos sentimientos los demostramos? Porque me gustaría añadir una nueva pregunta a la que os realizaba al inicio del post.

  • ¿Hace cuánto tiempo que no decís ‘te quiero’ a un ser querido?

Estamos en una época en la que hemos tenido que limitar los abrazos, esos abrazos que tanto nos gustaban en los que volcábamos nuestro amor hacia los demás, pero ¿por qué no nos lanzamos con las palabras? ¿Tan difícil es decir ‘te quiero’ a tus padres, a tus hijos, a tus amigos…?

Os propongo que os lancéis y que la próxima vez que dediquéis tiempo a esa persona querida, os despidáis con un ‘te quiero’…. ¡Veréis como es una maravilla poder demostrar vuestro amor! Y recordad que asó le estáis haciendo el mejor regalo y, como os decía al principio, es lo que nos genera más momentos de felicidad.

¿Os atrevéis a regalar amor y tiempo?  ¿Os atrevéis a crear momentos de felicidad?

Posts Relacionados