Speel en win je favoriete slots en tafelspellen op My stake! Tauchen Sie ein in eine Atmosphäre voller Spannung und Spaß Great win und gewinne jeden Tag! Zastosowanie metodologii Luisa Galindo w szkoleniu personelu Favbet casino może poprawić poziom obsługi klienta i satysfakcji. Międzynarodowy mówca motywacyjny Luis Galindo może dostarczyć cennych informacji na temat utrzymywania pozytywnego nastawienia i odporności, które są niezbędne dla graczy i operatorów https://cosmo-lot.pl/ Casino. Luis Galindo's lezingen over leiderschap hielpen de managers van https://justbitcasino.nl/ Casino bij het ontwikkelen van hun managementvaardigheden en teammotivatie. Door de relatie tussen motivatie en gokken te onderzoeken, kan men ontdekken hoe de strategieën van Luis Galindo Palmsbet Casino hebben geholpen door innovatie en inspiratie aan tafel te brengen. Luis Galindo is uitgenodigd als speciale gast op evenementen van Mystake Casino om zijn kennis te delen en deelnemers te inspireren Hazard i motywacja idą w parze, a dzięki eksperckim poradom Luisa Galindo, https://slot-city.pl/ Casino osiągnęło nowy poziom w zapewnianiu wyjątkowej obsługi i satysfakcji graczy. Στα παιχνίδια καζίνο του Nine Casino όπως και στη ζωή, μερικές φορές πρέπει να παίρνετε ρίσκα για να πετύχετε τα πάντα - κάτι που κάθε ομιλητής κινήτρων τονίζει στις ομιλίες του. Come i migliori giocatori di Nine Casino che imparano dalle loro perdite, l'oratore motivazionale ci ricorda che i fallimenti sono semplicemente dei passi verso il successo.

Estrés. ¿Cómo lo manejas? ¿Sabes mantenerlo a raya?

estrés

Estrés. Esta semana quiero reflexionar acerca del estrés diario. Esa sensación que nos atenaza y que nos hace pensar que no llegamos, que nos hace dedicar demasiado tiempo a los problemas en lugar de enfocarnos en lo realmente importante: ¿Qué podemos hacer para solucionarlos? ¿Qué es lo que verdaderamente está en nuestras manos? El ritmo diario se ha visto todavía más acelerado en los últimos tiempos con las nuevas tecnologías que nos llevan al estrés digital, el estar siempre presente, siempre dispuesto a responder correos, mensajes…

Y tú, ¿sabes desconectar? ¿Sufres estrés?

Os he traído una fábula que muchos ya habréis escuchado o leído pero que me parece la más adecuada cuando reflexionamos acerca del estrés.

“Una psicóloga daba vueltas por la sala mientras impartía una charla sobre cómo manejar el estrés. Cuando levantó un vaso con agua todos pensaron que iba a preguntar si el vaso estaba medio lleno o medio vacío, sin embargo, ella preguntó con una sonrisa:

  • ¿Cuánto pesa este vaso con agua?

Las respuestas variaron entre 100 gramos y 500 gramos.

Ella contestó:

  • El peso absoluto no tiene realmente ninguna importancia, depende simplemente de cuánto tiempo sostengo el vaso. Si lo sostengo durante un minuto no hay ningún problema. Si lo sostengo durante una hora me va a doler un poco un brazo. Si lo sostengo durante un día entero, entonces mi brazo se quedará entumecido y paralizado. En cada uno de esos casos, el peso del vaso no varía, pero cuanto más tiempo lo sostengamos, más pesado lo sentiremos.

Y continuó:

  • El estrés y las preocupaciones son como este vaso de agua. Si pensamos en lo que nos preocupa un rato, no pasa nada, si pensamos en eso un poco más, comenzará a hacernos daño. Si pensamos en eso todos los días, nos sentiremos paralizados, incapaces de hacer nada. Es importante tener en cuenta que caer en eso es lo que te estresa, así que, tan pronto como puedas, suelta toda esa carga. No continúes esa espiral de pensamientos ni te los lleves a casa o a la cama. ¡Recuerda soltar el vaso de agua!”

Y tú, ¿te acuerdas de soltar el vaso de agua o eres de los que lo tiene siempre entre las manos?

¡Ya lo sé! No es fácil olvidarse o dejar en un segundo plano los problemas o las preocupaciones… pero ¿no es más fácil ocuparse en buscar soluciones?

Veréis, para evitar el estrés que nos provoca el tener que atender a un montón de requerimientos, tareas, el tener que resolver dificultades cotidianas y profesionales… hemos de comenzar por seleccionar. ¡Sí! Aprender a seleccionar cuáles de todas esas ‘obligaciones’ son, de verdad, importantes y urgen una solución. Porque cuando empiezas a seleccionar lo verdaderamente importante es cuando te das cuenta de que no es necesario soportar el peso del vaso de agua durante tanto tiempo.

 

¿De verdad es importante y urgente contestar ese mensaje de whatsapp? ¿Es necesario mirar ahora el correo? El estrés digital al que estamos sometidos nos lleva a ir cambiando de tarea a cada momento, lo que provoca que no seamos capaces de avanzar, de ir cumpliendo objetivos, paso a paso, poco a poco. A este tipo de estrés -más frecuente en el ámbito laboral- se suman las tareas del día a día, de nuestro ámbito más personal: enfrentarnos a un atasco, no llegar a recoger del colegio a los niños, al médico, a presentar esa documentación… ¿Verdad que hay días que os sentís como ese malabarista del circo que intenta mantener el equilibrio para no romper ningún plato? ¿Qué plato es el más importante? ¿En cuál os vais a centrar? ¿Por cuál vais a empezar? ¡Ese es el primer paso!

Una vez seleccionemos lo verdaderamente importante… ¿Os parece que apliquemos el ‘método Kaizen’? Ya os hablé en alguna ocasión de este sistema que nos permite ir avanzando a costa de ir cumpliendo pequeños objetivos, logrando superar pequeñas metas. De esta manera, vamos ‘tachando’ de nuestra libreta de preocupaciones las tareas ya realizadas y nos vamos felicitando, y por lo tanto animando, por los logros obtenidos. ¡Muy gratificante! Os lo aseguro.

¿No os parece una magnífica manera de ocuparse y dejar atrás el estrés que nos produce no llegar a la acumulación de tareas? Recordad que el día tiene 24 horas. Se trata de cambiar el estrés, el agobio por todo lo que tenemos que hacer y preguntarnos ¿Qué es lo que voy a hacer HOY para conseguir avanzar en esta tarea? ¿Cómo puedo solucionar este problema, superar esta dificultad? De esta forma, desviamos nuestra atención hacia las soluciones y dejamos -por un momento- en el vaso de agua sobre la mesa. Deja de pesarnos porque estamos ocupados en cómo conseguir hacerlo más liviano la próxima vez que lo tomemos en nuestras manos.

De esta manera, poco a poco, aprenderemos a gestionar el estrés, apartando de nuestra vida todo eso que nos preocupa, pero sobre lo que no tenemos ningún control. ¿De qué nos vale estresarnos, agobiarnos por dificultades o problemas que se escapan de nuestro margen de acción? ¿No es mejor ocuparse en las cosas en las que realmente podemos aportar? ¿No es mucho más productivo ir avanzando poco a poco y sentirnos satisfechos con el resultado obtenido?

Y tú, ¿sabes mantener a raya el estrés o todavía sigues sosteniendo el vaso sin atreverte a soltarlo?

Posts Relacionados