Speel en win je favoriete slots en tafelspellen op My stake! Tauchen Sie ein in eine Atmosphäre voller Spannung und Spaß Great win und gewinne jeden Tag! Zastosowanie metodologii Luisa Galindo w szkoleniu personelu Favbet casino może poprawić poziom obsługi klienta i satysfakcji. Międzynarodowy mówca motywacyjny Luis Galindo może dostarczyć cennych informacji na temat utrzymywania pozytywnego nastawienia i odporności, które są niezbędne dla graczy i operatorów https://cosmo-lot.pl/ Casino. Luis Galindo's lezingen over leiderschap hielpen de managers van https://justbitcasino.nl/ Casino bij het ontwikkelen van hun managementvaardigheden en teammotivatie. Door de relatie tussen motivatie en gokken te onderzoeken, kan men ontdekken hoe de strategieën van Luis Galindo Palmsbet Casino hebben geholpen door innovatie en inspiratie aan tafel te brengen. Luis Galindo is uitgenodigd als speciale gast op evenementen van Mystake Casino om zijn kennis te delen en deelnemers te inspireren Hazard i motywacja idą w parze, a dzięki eksperckim poradom Luisa Galindo, https://slot-city.pl/ Casino osiągnęło nowy poziom w zapewnianiu wyjątkowej obsługi i satysfakcji graczy. Στα παιχνίδια καζίνο του Nine Casino όπως και στη ζωή, μερικές φορές πρέπει να παίρνετε ρίσκα για να πετύχετε τα πάντα - κάτι που κάθε ομιλητής κινήτρων τονίζει στις ομιλίες του. Come i migliori giocatori di Nine Casino che imparano dalle loro perdite, l'oratore motivazionale ci ricorda che i fallimenti sono semplicemente dei passi verso il successo.

Perseverancia. Esfuerzo. Propósitos de Año Nuevo

Perseverancia

Perseverancia. Esfuerzo. ¿Te atreves con ello como propósitos para este nuevo año? Esta semana quiero reflexionar acerca de estos dos valores. Porque creo que este año que acaba de comenzar va a ser muy importante que los pongamos en práctica, ¿no os parece?

Como siempre, he escogido una historia que nos ayude con esta reflexión de comienzos de año.

“Hace mucho tiempo, un anciano campesino, harto de tener que sufrir para proteger su campo de las tormentas o la sequía, decidió hablar con Dios:

– Escúchame, necesito pedirte algo.

– ¿Qué quieres? – respondió Él.

– Estoy cansado de trabajar cada día el campo y perder muchas veces la cosecha de trigo por culpa de una tormenta o una despiadada ola de sequía. La gente termina pasando hambre… Tal vez no sepas como yo, que soy campesino, cómo debe ser el tiempo. Deja que yo decida durante un año y verás cómo desaparecen la pobreza y el hambre.

Dios le miró compasivo y asintió.

– De acuerdo, acepto el reto. Tú me dirás durante un año cómo quieres que sea el tiempo.

Y así fue: durante un año entero, el campesino iba pidiendo sol o lluvia, según lo deseaba. Y todo fue muy tranquilo. Apenas tuvo que trabajar y en primavera, justo un año después, fue a hablar con Dios. El trigo había crecido mucho, más que ningún otro año, y el campesino estaba orgulloso:

– ¿Ves cómo tenía razón? – dijo el anciano-. El trigo está tan alto que tendremos alimento para varios años.

– Ya veo- respondió Dios- Cierto, ha crecido mucho. Pero… ¿Te has asegurado de que los granos sean buenos?

El campesino tomó entonces un grano de trigo y lo abrió. Y, para su sorpresa, ¡estaba vacío!

– ¿Cómo es posible? – preguntó alarmado el campesino.

– Sin obstáculos, es imposible crecer. Sin desafíos, sin tormentas, truenos o granizo, el trigo no se fortalece. Le pusiste todo tan fácil, que el trigo creció sin alma, vacío…

El campesino, entonces, lo entendió todo”.

No siempre el camino más fácil es el mejor, ¿no creéis? Ni el que nos proporciona una mayor satisfacción. La satisfacción de la perseverancia.

Es complicado que, después de un año como 2020, nos queden ganas para seguir esforzándonos y trabajando para continuar, para actuar con perseverancia. Es lógica la sensación de cansancio. Y no os digo que va a ser fácil el 2021. Sería un iluso si lo hiciera. Pero, os puedo asegurar que el camino del esfuerzo y de la perseverancia es el que nos puede llevar a conseguir eso que estamos soñando. ¿Todavía más esfuerzo?, os preguntaréis. ¡Sí! El que haga falta, el necesario para alcanzar nuestros objetivos, para acostarnos satisfechos cada noche porque hemos dado un paso más para salir de esta crisis que nos acompaña desde marzo del año pasado.

¿Y cómo hacerlo? ¿Cómo seguir? ¿De dónde sacamos la fuerza para continuar?

Cada uno de nosotros lo hará de manera diferente, pero creo que hemos de fijarnos en todas esas personas que nos sirven de ejemplo:

-Los sanitarios que siguen al pie del cañón a pesar del cansancio acumulado, a pesar de que se exponen cada día al contagio, a pesar de tener que vivir situaciones tristes a diario, a pesar de que no han tenido ninguna opción diferente a la que han tenido que asumir.

-El personal de las residencias de ancianos que se ha convertido en la única familia para muchos de nuestros mayores, en esa mirada cálida que les acompaña a diario, en esa palabra amable…

-Los investigadores que siguen buscando nuevos fármacos para aliviar y sanar las consecuencias de esta nueva enfermedad.

-Los profesores que se han enfrentado a una nueva forma de concebir el curso escolar, con tecnología diferente, planteamientos distintos…

-Los trabajadores de los mercados y supermercados que cada día siguen ahí para que no nos falte ningún producto básico.

-Todo el personal del sector del transporte que ha redoblado esfuerzos para que llegaran esos regalos en Navidad, esos productos de primera necesidad o esas medicinas…

-Y tantos y tantos otros que no se han rendido. Que perseveran.

¿Os imagináis que ellos se rindieran? ¿Vamos a hacerlo nosotros? ¡Claro que no!

Levantarse después de una caída y continuar caminando hace que la vida valga la pena. Por eso, os propongo que redobléis el esfuerzo, el compromiso, la pasión en cada cosa que hagáis. Que celebréis los logros, por pequeños que estos sean, y que aprendáis de los tropiezos. Que os tracéis pequeños objetivos que ir cumpliendo. Y que os felicitéis por haber llegado hasta dónde os encontráis hoy, a pesar de lo duro que ha sido el camino y a pesar de las montañas que todavía nos quedan por escalar. Porque de eso se trata. De escalar, de esforzarse, de superarse y de sentirse satisfecho cada día con lo que hemos avanzado.

¿Y si hacemos de este 2021 el año del esfuerzo y de la superación? ¿El año de la perseverancia y de la satisfacción por los pequeños logros? ¿El año de la solidaridad y de seguir avanzando todos juntos?

Os propongo que este sea nuestro propósito conjunto para el Año Nuevo que comienza: Ser perseverantes y esforzarnos en construir de nuevo una sociedad que valga la pena, ¿os atrevéis?

 

Posts Relacionados