Speel en win je favoriete slots en tafelspellen op My stake! Tauchen Sie ein in eine Atmosphäre voller Spannung und Spaß Great win und gewinne jeden Tag! Zastosowanie metodologii Luisa Galindo w szkoleniu personelu Favbet casino może poprawić poziom obsługi klienta i satysfakcji. Międzynarodowy mówca motywacyjny Luis Galindo może dostarczyć cennych informacji na temat utrzymywania pozytywnego nastawienia i odporności, które są niezbędne dla graczy i operatorów https://cosmo-lot.pl/ Casino. Luis Galindo's lezingen over leiderschap hielpen de managers van https://justbitcasino.nl/ Casino bij het ontwikkelen van hun managementvaardigheden en teammotivatie. Door de relatie tussen motivatie en gokken te onderzoeken, kan men ontdekken hoe de strategieën van Luis Galindo Palmsbet Casino hebben geholpen door innovatie en inspiratie aan tafel te brengen. Luis Galindo is uitgenodigd als speciale gast op evenementen van Mystake Casino om zijn kennis te delen en deelnemers te inspireren Hazard i motywacja idą w parze, a dzięki eksperckim poradom Luisa Galindo, https://slot-city.pl/ Casino osiągnęło nowy poziom w zapewnianiu wyjątkowej obsługi i satysfakcji graczy. Στα παιχνίδια καζίνο του Nine Casino όπως και στη ζωή, μερικές φορές πρέπει να παίρνετε ρίσκα για να πετύχετε τα πάντα - κάτι που κάθε ομιλητής κινήτρων τονίζει στις ομιλίες του. Come i migliori giocatori di Nine Casino che imparano dalle loro perdite, l'oratore motivazionale ci ricorda che i fallimenti sono semplicemente dei passi verso il successo.

Amor. ¿Lo tienes? ¿Lo valoras?

Amor. Una palabra corta que encierra mucho, ¿no os parece? Si la semana pasada comenzábamos septiembre hablando de felicidad, esta semana me encantaría que reflexionáramos acerca del amor. De la importancia de este sentimiento en nuestro día a día, acerca de si sentimos ese amor, si lo damos, si lo valoramos…

¿Valoras el amor en tu vida?

Esta semana he escogido una historia que nos puede abrir los ojos en nuestra reflexión. Os invito a leerla:

“Había una vez una isla muy hermosa, donde habitaban todos los sentimientos y valores de la humanidad, como la Alegría, el Dolor y la Sabiduría, junto a todos los demás, incluso el Amor. Vivían en paz y armonía. Hasta que un día se enteraron de que la isla iba a hundirse.

Todos decidieron preparar sus barcos e irse lo más rápido posible. Solo el Amor se quedó en la isla, esperando.

El Amor decidió pedir ayuda cuando la isla estaba a punto de hundirse por completo.

La Riqueza pasó en su lujoso yate a su lado y al verla, el Amor le dijo:

  • “Riqueza… ¿Podrías llevarme contigo?”

A lo que ella respondió:

  • “No tengo espacio por todo el oro y joyas que llevo conmigo, lo siento.”

Luego el Amor le pidió ayuda al Orgullo que pasaba en un magnífico barco.

  • “Orgullo te lo suplico… ¡Llévame contigo!

El Orgullo le respondió:

  • “No te llevaré. Mi barco es el mejor y podrías arruinarlo. Se arruinaría también mi reputación.

El Amor vio a la Tristeza acercarse y le pidió que lo llevará con ella. A lo que ella dijo:

  • “Estoy triste y quiero estar sola.”

Luego pasó la Alegría, pero estaba tan feliz que ni siquiera escuchó cuando el Amor la llamaba y le pedía ayuda.

El Amor comenzaba a preocuparse cuando una voz le dijo:

  • “Sube amor, yo te llevo”.

El Amor miró quien era y vio un anciano. El Amor no preguntó su nombre, estaba tan feliz que lo olvidó por completo.

Al llegar a tierra el anciano se fue. El Amor al darse cuenta de que le debía mucho buscó a el Saber y preguntó:

  • “¿Sabes quién me ayudó?”.

El Saber respondió:

  • “Fue el Tiempo.”

La respuesta dejó al amor preguntándose: ¿El Tiempo? ¿Por qué me habrá ayudado?… a lo que el Saber contestó:

  • “Porque únicamente el Tiempo sabe la importancia del amor en la vida…”

Los que me seguís me habréis escuchado en muchas ocasiones que el amor crece cuando se regala, pero, muchas veces, no nos damos cuenta de ello y somos tacaños con nuestro amor hacia los demás, nos olvidamos de demostrarlo y solo el tiempo nos abre los ojos cuando, a veces, es demasiado tarde.

Por eso, en esta semana he querido reflexionar acerca de lo urgente que es demostrar nuestro amor y vivir una vida con amor… ¿no os parece? Y que nos demos cuenta de la importancia de cuidarlo. Muchas veces, como en el cuento, el orgullo nos impide demostrarlo por temor a quedar en ridículo, la ansiedad por acumular riqueza material nos hace olvidarnos de la verdadera riqueza, la tristeza nos invade y queremos estar solos…o la alegría provoca que dejemos de valorar lo importante que es el amor.

¿Y si comenzamos a poner al amor en un primer lugar en nuestra lista de tareas diarias?

Os propongo que cada mañana dediquéis unos minutos a pensar en el amor que tenéis: el de vuestra familia, vuestros amigos, vecinos y otros seres queridos… Os daréis cuenta de lo afortunados que sois y empezaréis el día dando las gracias. Pero tengo una tarea diaria más: Quiero que penséis en todas esas personas por las que sentís amor…Y me gustaría que os hagáis una pregunta:

  • ¿Hace cuanto tiempo que no demostráis el amor que sentís por esa o esas personas? ¿Qué tal si empezamos a demostrarlo desde HOY mismo?

El demostrar ese amor hacia los demás nos va a ayudar, ¡seguro!, para salir de esta difícil época que nos ha tocado vivir, nos va a hacer más llano el camino de la recuperación tras la pandemia mundial en la que se han perdido tantas vidas. Porque es más fácil tener a una persona al lado en la que apoyarnos y a la que dejar nuestro hombro cuando lo necesita ¿no os parece?

Como os he dicho el amor es un sentimiento que se hace más grande según se reparte porque cuando repartimos amor, ¡nos sentimos enormes! La gratificación personal que sentimos al repartir amor es inmensa, nos hace sentirnos tan felices y en paz ¿verdad? Entonces, ¿por qué nos privamos de ella?

Os invito a reemplazar las malas palabras por gestos de amor hacia todas esas personas que lo merecen, a pensarnos muy bien si es necesario quejarnos en ese momento preciso y si no es mejor aportar una palabra de aliento a quien la necesita, en definitiva, a no perder ni un minuto en lamentarnos y a centrar nuestros esfuerzos en ese amor que sentimos de parte de muchas personas y en ese amor que podemos repartir por donde pasemos antes de que el tiempo tenga que recordárnoslo…

Y, por último, ahora que hemos empezado a recuperar los encuentros con los seres queridos…¡No seamos tacaños con nuestros sentimientos!, ¿no os parece?

¿Te atreves a poner el amor en el primer lugar de tu lista diaria de prioridades?

Posts Relacionados